Recordatorio: derechos laborales

1 09 2016

Últimamente me está “rondando en mi cabeza” el asunto este de los “derechos laborales”. Este asunto que, además, parece trivial, nimio, insignificante… (puedo seguir con sinónimos, pero voy a parar) ya que, al menos, se está generando empleo (ja, ja, ja… ¿qué tipo de empleo? Y, lo que es más importante, ¿en qué condiciones?).

El caso es que me apetece hacer un recordatorio sobre algunos de los derechos laborales que las sucesivas reformas ppsoe no han reducido o eliminado. Y, ya que estamos en temporada estival y el crecimiento (de nuevo, ja, ja, ja) del empleo se centra en el ámbito de la “hostelería y similares” como se llama el convenio pertinente en Asturias.

En toda España vemos camareras y camareros que trabajan en restaurantes, cafeterías, hoteles, bares… un montón de horas. Estoy harta de oir “es que hostelería es así”. Sí, es así, porque toda la población lo consentimos, porque la inspección de trabajo da risa, porque no hay verdaderos controles, porque la jornada de 40 horas semanales es una utopía. No conozco a nadie en hostelería (y conozco mucha gente) que trabaje solo 40 horas, que tenga un descanso mínimo de 12 horas entre jornada y jornada, que no haga más de 8 horas al día… Lo peor, es que se les paga según convenio, sí, sí, he dicho bien, lo peor y me explico: se les paga según lo que dice el convenio para una jornada de 40 horas semanales aunque se trabajen 50 o 60. ¿Señores y señoras de inspección de trabajo, están ustedes de vacaciones, no lo ven o no lo quieren ver? Conozco casos de restaurantes que han estado años sin ningún contrato de “cocinero” o “cocinera”, solo con “ayudante”… ¿cómo es posible que eso no haga saltar alguna alarma automática en la seguridad social? ¿Cómo es posible que haya ayudante sin responsable de cocina? ¿A quién ayuda? ¿Quién cocina? Por supuesto, como sospecháis, cocina el o la ayudante, que cobra lo correspondiente al grupo profesional III (1208,21 € brutos mensuales según la revisión de las tablas salariales publicadas en el BOPA 03/02/2010) en lugar de lo correspondiente al grupo profesional II (1228,58 €, lo que supone un total de 285,18 € anuales, no es mucho pero… igual da pa’ pagar la luz algunos meses o la calefacción).

Vamos al recordatorio, a ver qué es lo que dice el convenio asturiano en cuanto a jornada, horas extraordinarias, descansos y nocturnidad

Artículo 13.- Jornada (…) En ningún caso se podrán realizar más de 8 horas ordinarias de trabajo efectivo. En todo caso, entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente mediarán como mínimo 12 horas. (…)

Ejem, ejem. 8 horas. En fin, sin comentarios.

Artículo 15.—Horas extraordinarias. a) La hora de trabajo que se realice sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo se abonará con un incremento del 75% sobre el salario que correspondería a cada hora ordinaria. b) El número de horas extraordinarias no podrá exceder de dos al día, 15 al mes y 80 al año. (…) g) De común acuerdo entre empresa y trabajador, las horas extraordinarias realizadas podrán compensarse por descanso que se disfrutará en las dos semanas siguientes, en cuyo caso éste será de una hora y cuarenta y cinco minutos, por cada hora extraordinaria realizada.

Jajajaja, me da la risa pensar en cobrar las horas extraordinarias, ni en hostelería ni en ningún otro sector y menos con un incremento sobre el salario.

Artículo 16.—Descansos semanales. Los trabajadores/as del sector tienen derecho a un descanso semanal mínimo de jornada y media ininterrumpida.

¿Cuántas personas conoces que, trabajando en hostelería, descansen este tiempo? Yo he de reconocer que alguna.

Artículo 30.—Nocturnidad. Las horas trabajadas durante el período comprendido entre las 10 de la noche y las 8 de la mañana (…) tendrán una retribución específica incrementada como mínimo en un 25% sobre el salario base del Convenio.

De nuevo, ejem, ejem… ¿Cuánta gente cobra la nocturnidad? ¿Cuántas personas de las que preparan, cocina o sirven cenas lo hacen? He visto muy pocas nóminas (y he visto unas cuantas, propias y ajenas) con ese concepto





Despido improcedente desde la Fundación

10 03 2015

Escribo esto a apenas unas horas del juicio por despido improcedente que he planteado a la Fundación en la que trabajé durante casi 11 años, por tanto, aún no sé si la jueza que juzgará el caso determinará que tengo razón o lo hará en contra.

Ocurra lo que ocurra, mi conciencia está tranquila. No tengo ninguna duda sobre mi quehacer profesional en ese tiempo, no tengo ninguna duda sobre cuáles son los motivos reales que hay detrás de mi despido y nada tienen que ver con los motivos que se exponen en la carta de despido. A saber, asignación a un área de trabajo y motivos económicos.

Sé que “explicatio non petita, acusatio manifiesta” pero lo que viene a continuación no responde a esta máxima, se trata de una explicación necesaria (desde mi punto de vista) para que quienes leen esto tengan más información para emitir un juicio de valor.

Podría pensarse que escribo esto desde la rabia y el enfado. No es cierto. Hoy hace cuatro meses que fui despedida y os puedo asegurar que estoy bien. Tras el estrés y la presión continua en la que viví, hoy estoy tranquila (ni parestesias, ni crisis de ansiedad). Si hubiera escrito desde esa rabia, lo habría hecho entonces y no cuatro meses más tarde.

Tal vez sí haya cierto rencor pero no por ser despedida, sino por cómo se hicieron las cosas, por lo mal que se hicieron, por las “formas” y el contenido de mi despido, por la falta de honradez demostrada y las mentiras puestas encima de la mesa. Sí “soy una toca güevos” como me dijo un día mi jefa directa, sí lo soy, porque después de muchos años reivindiqué mis derechos, sobre todo mi derecho a tener vida más allá de mi trabajo, porque quise poner en su sitio las relaciones laborales.

Todo hubiera sido mucho más fácil si me hubieran tratado con respeto, el que me merezco por ser persona y, además, el que me he ganado profesional y personalmente. Las cosas son sencillas cuando tratas a quienes trabajan contigo, a quienes constituyen la parte productiva de la organización y con su trabajo posibilitan que mantengas tu salario en la dirección, como lo que es, una persona y no como un recurso (¿humano?) del que puedes disponer a tu antojo transcendiendo las horas establecidas en el contrato. Pero no, allí parecen desconocer ese principio fundamental de las relaciones humanas (ya no vamos a hablar de las laborales), de igual modo que se desconoce la justicia, esa que transciende a los juzgados.

Hoy, cuando el proceso está a punto de terminar (aunque luego haya que esperar a la sentencia) y por fin puedo dar por finalizada esa etapa de mi vida quiero reivindicar el papel de las y los trabajadores de las Fundaciones, de quienes creen realmente en los fines sociales que figuran en sus estatutos y que, además de un salario, realizan una importante labor que sería difícil desarrollar desde una empresa mercantil subyugada a los intereses del capital. No lo olvidemos, una Fundación no es una empresa.

Ley 50/2002:

Art. 2.1. “Son fundaciones las organizaciones constituidas sin fin de lucro que, por voluntad de sus creadores, tienen afectado de modo duradero su patrimonio a la realización de fines de interés general.”

Artículo 27. Destino de rentas e ingresos. “1. A la realización de los fines fundacionales deberá ser destinado, al menos, el 70 por 100 de los resultados de las explotaciones económicas que se desarrollen y de los ingresos que se obtengan por cualquier otro concepto (…)”





Discriminación de víctimas en el currículo oficial de España (terrorismo / franquismo)

16 01 2015

El pasado día 4 de enero de 2015 leía en el periódico El Mundo “Las víctimas de ETA darán su testimonio en los institutos” en relación a la inclusión de determinados objetivos y contenidos en el currículo de ESO y Bachillerato. Es decir, en el Real Decreto que regula el currículo (las enseñanzas consideradas básicas) que deben impartirse en todo el territorio nacional. Asunto que, por supuesto, llamó mi atención y me puse manos a la obra, a ver cómo se trataba en el currículo y qué pasaba con las otras víctimas, de esas que tenemos a miles en nuestro país aún metidas en cunetas, las del Franquismo…

Poca sorpresa obtuve. Bien, es cierto, las víctimas del terrorismo están incluidas en nuestras “enseñanzas mínimas” pero no así la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura (BOE 27/12/2007) será que son “víctimas de segunda” o “no serán víctimas” o seré yo, que soy muy mal pensada.

El texto, el Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato publicado en el BOE del 3 de enero de 2015 señala, específicamente en Geografía e Historia de 4º de la ESO:

Analiza el problema del terrorismo en España durante esta etapa [léase El mundo reciente entre los siglos XX y XXI] (ETA, GRAPO, Terra Lliure, etc.): génesis e historia de las organizaciones terroristas, aparición de los primeros movimientos asociativos en defensa de las víctimas, etc.

Se trata de uno de los estándares de aprendizaje que debe realizar TODO el alumnado de 4º de la ESO pues se imparte tanto en la opción “académicas” como en la “aplicadas”.

Sin embargo, “me sorprende” (permítanme la ironía) que no se hable de víctimas de la violencia política, léase, en nuestro caso, del franquismo, por poner solo un ejemplo. Eso sí, “La Dictadura Franquista (1939-1975)”, con esa denominación, forma parte del currículo de 2º de Bachillerato Historia de España, materia común que deberá cursar todo el alumnado en bachillerato, claro está, porque quienes no opten por la opción académicas en la ESO, no cursarán esta asignatura, ni quienes opten por un ciclo de Formación Profesional o por la incorporación al mundo laboral. Es curioso (ironía, de nuevo), que antes de finalizar la etapa obligatoria no se aborde la dictadura franquista y el desastre que eso supuso para nuestro país.

Sin embargo, sí se proporciona información y sensibilización en colaboración con la Fundación Víctimas del Terrorismo (véase la Disposición adicional novena punto primero del citado RD 1105/2015 y Disposición adicional novena séptima en el RD 126/2014 de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria, BOE 01/03/2014) se indica:

Art.10. Elementos transversales

Las Administraciones educativas fomentarán el aprendizaje de la prevención y resolución pacífica de conflictos en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, así como de los valores que sustentan la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político, la paz, la democracia, el respeto a los derechos humanos (*) y el rechazo a la violencia terrorista, la pluralidad, el respeto al Estado de derecho, el respeto y consideración a las víctimas del terrorismo y la prevención del terrorismo y de cualquier tipo de violencia.

(*) El artículo 6 de Real Decreto 1105/2014 (para ESO y Bachillerato) añade en este punto (…) el respeto a los hombre y mujeres por igual, a las personas con discapacidad (…). Debe ser que en primaria no deben fomentarse estos valores o que, puesto que se explicita en este RD, no se corresponden con valores de igualdad. No sé, igual soy yo que soy un poco mal pensada.

Disposición adicional séptima (PRIMARIA), novena (SECUNDARIA). Acciones informativas y de sensibilización.

1. Los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y del Interior, en colaboración con las Administraciones educativas y con la Fundación de Víctimas del Terrorismo, promoverán la divulgación entre el alumnado del testimonio de las víctimas y de su relato de los hechos.





Señales en el camino

23 12 2014

Cuando el camino está lleno de señales. Luces a izquierda y derecha que indican la mejor de las rutas. Triángulos equiláteros invertidos que advierten de un riesgo, solicitan precaución, signos de exclamación en su interior que señalan una amenaza, un peligro difícil de definir, pero no por ello menos real. Incluso algún que otro hexágono con una palabra en inglés, obligándote a parar “Stop”, a mirar a izquierda y a derecha antes de continuar, de seguir en el mismo sentido o de cambiarlo porque te proporciona tiempo para la reflexión.

Un círculo rojo con un rectángulo blanco en su interior. Está frente a tí. No puedes seguir por ese camino. Es una dirección prohibida. ¿Qué vas a hacer?

Lo estás viendo todo, estás recibiendo todas las señales con cada uno de tus sentidos, incluso con el “común”, no puedes ignorarlas… aún así, te empeñas en seguir. Piensas: “quién no se arriesga no gana” pero sabes que no podrás hacerlo, que no hay ninguna posibilidad de ganar porque, además, a medida que avanzas, el camino se hace más estrecho, ya casi no cabes y hay nuevas señales, surgen como de la nada…

Tienes que parar, ¡tienes que hacerlo ya! Es el momento de cambiar el sentido de la marcha, de volver a casa, a tí… Tal vez sea mejor cambiar la dirección, ir a otro lugar… ¡No puedes pensar con claridad! ¡Párate! ¡Piensa! ¡Espera, no lo decidas todavía!

No se trata de escapar corriendo. Ahora puedes hacerlo despacio, sin ruido, poco a poco, gira el volante (a la izquierda, siempre a la izquierda). Incorpórate al carril de salida… nadie se dará cuenta, cuándo quieran levantar la mirada, se encontrarán con que no estás allí para mantenerla, ya estarás lejos. Lo conseguirás, no te quepa duda, está en tu mano, sólo tienes que proponértelo, siempre consigues lo que te propones, hazlo ¡lo harás!

Leer el resto de esta entrada »





Hoy toca

2 12 2014

Hoy toca, de nuevo, hacer examen de conciencia. A veces toca.

Días como los de hoy, tomas conciencia de tí misma, de tus actos y de las consecuencias que tienen sobre segundas o terceras personas. Sueles intentar hacerlo bien, al menos, desde lo que tú consideras que está bien pero hay días que… no. “A veces la cagas”, literalmente y hoy es una de esas veces.

Hay días, semanas e incluso meses que sólo estás para tí, el egoísmo y el egocentrismo te envuelven y no eres capaz de ver qué sienten, piensan o necesitan quienes están a tu alrededor y que, generalmente, están ahí (aunque no los veas o los oigas). Y no es que no estés centrada, es que, simplemente, tienes el centro desviado.

Por eso, hoy toca. Toca hacer examen de conciencia, toca pedir perdón y toca agradecer la llamada de atención. Así que… mensaje recibido, procesado, con perdón solicitado y lo que es más importante, con propósito de enmienda.

Hoy toca esto, mañana tocará hacer reir a alguien, compartir un vino, confesiones y “secretos”, inquietudes, intereses, películas y libros. Sin duda, todo mucho más placentero que pedir perdón y reconocer los errores propios. Pero cuando toca, toca y hay que hacerlo, especialmente a la gente que quieres. A las personas que están en tu vida porque tú has elegido que estén, así que… tienes en tu mano mantenerlas.

Y hoy toca decir “lo siento”, pondré a enfriar el vino para cuando toquen las risas.





Simpatía y empatía, los males que (me) acechan

1 12 2014

Harta de ser empática. Incluso simpática. Ocurrió unos días después del fallecimiento de su padre. Esto es lo que me contó:

Hace ya muchos meses que tomó una decisión: ya no volvería a ser empática (yo, que la conozco bien, lo dudo, pero le dejo que hable), dice “ya no volveré a ponerme en el lugar de otra persona, a intentar entender su punto de vista y compararlo con el mío. Estoy harta.”. Al menos manifiesta la intención de no hacerlo con aquellas personas que no le hubieran demostrado, previamente, que eran capaces de hacer lo mismo.

Tengo que contener la risa mientras la escucho, sé que es incapaz de dejar de intentar entender la postura de la persona que tiene enfrente, de intentar comprender cuáles son los motivos de una determinada posición ante cualquier tema…

Me cuenta que recuerda, con total claridad, el momento en que le dijo a una de sus amigas “No, no me da la gana. No pienso ponerme en vuestro lugar. ¿Quién se pone en el mío?” – Ese fue, en sus propias palabras, el punto de inflexión. El momento en el que tomó conciencia de la decisión que había adoptado.

Para ser honesta, he de decir que su capacidad empática rayaba, en ocasiones, en la simpatía. Entendida desde el punto de vista de la psicología como la capacidad (no necesariamente positiva) de sentir lo que siente otra persona, de tener las mismas emociones: alegrías, dolores, enfados, tristezas… que no le correspondían se “adueñaban”, a veces, de su mente. Pero este ya no era el momento, ese ya había pasado, ahora ya no estaba dispuesta a seguir haciéndolo “Ya está bien, ya está bien. Es lo que me repito una y otra vez” -me dice.

Aún así, ella es como es y, por mucho que quiera ser más egoísta, sólo lo logra cuando consciente y deliberadamente aparta de su mente otros sentimientos, otras sensaciones… su tendencia natural es otra.

En el momento de esta reunión, su estado de ánimo no era, precisamente, óptimo (ni siquiera bueno), en ese momento en el que en su pensamiento se ven implicados demasiados factores propios (o ajenos, pero que le afectan), volvía a reafirmarse en aquella decisión, volvía a hacerse el mismo propósito, volvía a llevarse una decepción (casi dos) y de nuevo se propuso “Tengo que dejar de ser empatíca”.

Por lo menos, eso es lo que me dice, sabe esa vez no lo había hecho; sabe que, en esa ocasión, ha sido algo egoísta, se ha sentido decepcionada y lo ha demostrado. no ha hecho como otras veces en las que “traga y llena el buche”. No ha querido tragar, no ha querido consentir y no lo ha hecho.

En el fondo se siente orgullosa aunque, al mismo tiempo, siente dolor. “Tal vez si…” -empieza a decir, para, rápidamente continuar- “No, no hay tal veces que valgan, esta vez no.”

“Es curioso. A pesar de mis cuatro décadas de existencia, aún puedo sorprenderme tanto positiva como negativamente. Pero, al mismo tiempo, aún puedo sorprender: hay gente que creía que… que pensaba que… a mí nada me parece mal y se equivocan. Esta vez se han equivocado, me molesta, me ofende, me hiere… y tienes que saberlo. La próxima vez, piénsalo antes porque no me voy a poner en tu lugar, no voy a ser empática contigo, no esta vez.” -Mientras me lo dice, leo en sus ojos que no es verdad, que volverá a ser empática, que intentará entender su punto de vista. Seguro que también intenta desechar esos pensamientos pero dudo mucho que lo consiga. La conozco bien.





Como decirte…

29 11 2014

Reproduzco a continuación un texto escrito a mi madre hace ya unos cuantos años. El 26 de septiembre de 1996

Como contarte mamá
que siento lo pasado,
las veces que he fallado,
que la cuenta no ha terminado.

Como decirte mamá
que necesito tus consejos,
aunque a veces no los creo.

Como exponerte mamá
que veo, día a día, tu luchar,
que en él te quiero ayudar.

Como callar mamá
que como a tí, nunca querré,
que si lo quieres creer
aquí hay una gran amistad.

Como expresarte mamá
que te deseo toda la felicidad
que antes no pudiste alcanzar.