La píldora del día después

¡Menudo revuelo se ha armado con la “dispensación gratuita de la “píldora del día después” en las farmacias!

Quienes están en contra de esta medida la presentan como si, de repente, fueran a empezar a repartirla de forma indiscriminada a todas las adolescentes. Vaya, como si se tratara de una “oferta” y te la regalaran con la compra de un gel exfoliante ¡ridículo cómo nos lo cuentan! Están obviando el hecho de que ya se puede conseguir, sólo hay que acudir al servicio que la dispensa o al centro de salud.

En lugar de insistir en la importancia de la educación sexual, de la necesidad de concienciar sobre el uso de preservativo (entre adolescentes y quienes ya no lo son) y el ejercicio de responsabilidad al mantener relaciones sexuales. Ponen el grito en el cielo porque “las chicas van a poder ir a la farmacia a por la píldora” atribuyendo que, entonces, van a hacer algo que ahora no hacen.

Lo que se pretende, y copio literalmente lo que indica el Ministerio de Sanidad en su nota de prensa del 11 de mayo:

Sobre la dispensación sin receta de la píldora del día después, el Ministerio quiere subrayar que el objetivo es facilitar el acceso a este método anticonceptivo de emergencia a las mujeres que ahora encuentran dificultades para conseguirlo dentro de los plazos en los que este tratamiento es efectivo y reducir los embarazos no deseados, especialmente entre las más jóvenes.

Se trata de un tratamiento efectivo, si no me equivoco, en las 72 horas posteriores a la relación sexual.

Lo que tienen que saber nuestras jóvenes es que sólo previene el embarazo y no protege del contagio de una enfermedad de transmisión sexual (ETS), que tiene un montón de efectos secundarios, que no puede utilizarse como medida “habitual”. Igual que lo sabíamos hace tiempo. De hecho, el propio Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos han acordado que desde las farmacias se informará a jóvenes y adolescentes en materia de prevención de embarazos (nota de prensa del día 13 de mayo). Así que ya tenemos garantizado un servicio similar al que existe actualmente: cuando vas a buscar la píldora del día después, profesionales de la sanidad te informan de cuáles son sus efectos secundarios, bien, después lo harán en las farmacias. Entonces… ¿cuál es el problema? ¿Por qué tanta polémica si sólo cambia el lugar en que te la proporcionan y TE INFORMAN?

En cualquier caso, no olvidemos que esto no es nuevo. Hace 10 ó 15 años no había “píldora del día después” como tal, sino que tenías que tomar 12 (2 cada doce horas durante 3 días) de una determinada marca de anticonceptivos orales (vaya, ¡de píldoras!). Y, al menos en entornos urbanos, se sabía cuál era, o conocías a alguien que lo sabía… De esa manera se evitó, probablemente, algún que otro embarazo no deseado ante el hecho de que el preservativo se había roto. Porque… eso puede pasar (no es habitual, pero puede ocurrir).

Insisto, preocupémonos de tener una adecuada educación y salud sexual que permita a nuestra juventud el disfrute responsable de las relaciones sexuales. Dejémonos ya de tabúes sobre ellas, ESTAMOS EN EL AÑO 2009, y deberíamos contemplar el sexo como algo natural.

Las y los jóvenes tienen sexo, haya o no “píldora del día después”. Ocupémonos de que conozcan cuáles son las medidas necesarias para evitar un embarazo pero también, lo que es “más peligroso”, una enfermedad de transmisión sexual.

¿Qué es mejor, que no haya píldora, que no se dispense, que haya embarazos no deseados, interrupciones voluntarias, transmisión de condilomas, hepatitis, VIH, hongos…? Creo, sinceramente, que la mejor arma es la educación, una buena información (no sesgada ni mediatizada por ideologías religiosas o políticas) y, por supuesto, un preservativo.

Anuncios

2 comentarios sobre “La píldora del día después

  1. Hola,

    muchas gracias por colgar el comentario de la píldora.
    Estoy de acuerdo contigo en que la sexualidad debe ser vista como algo natural, tan natural como que está con nosotros desde el momento en que nacemos y forma parte de las necesidades de nuestro cuerpo, aunque algunos se empeñen en negarlo. Me parece también que es útil que se pueda conseguir en cualquier farmacia y que señales el hecho de que tiene muchos efectos secundarios. Desde mi punto de vista, el peligro está ahí, en el hecho de que hay muchas personas que tal vez no puedan tomarla y, si se ven en la necesidad, la adquieran sin receta médica y sin saber que están poniendo en peligro su salud. El verdadero peligro no está en que, al poder adquirirla con más libertad, los jóvenes vayan a hacer algo que no hacían, sino en que pueden poner en peligro su salud, ya que ni los jóvenes ni los menos jóvenes sabemos muchas veces si tenemos o no intolerancia a algunos medicamentos, porque nadie nos hace nunca las pruebas para ello. Lo que me gustaría destacar es que se debería informar ampliamente sobre cuándo debe ser usada, los riesgos de tomarla y quiénes pueden ser intolerantes a ella, porque no es un chicle de menta para refrescar el aliento.
    Sobre la información que los usuarios van a recibir en la farmacia cuando vayan a comprarla, sí que pongo un absoluto interrogante. Eso sí que debería ser obligatorio, que los que la dispensan reciban información y aprendan a darla sin tabúes, porque ¿quién no se ha encontrado alguna vez al típico farmacéutico reprimido que te taladra con la mirada cuando pides una caja de preservativos? ¡Pues eso todavía pasa en el 2009!
    Un abrazo y gracias,

    Arancha.

    1. De todos modos, tampoco en el centro de salud te hacen pruebas de intolerancia o de alergia…
      En cuanto a profesionales de la farmacia que se han quedado en hace 2 siglos… en fin… en cualquier caso, como no es abortiva no pueden hacer “objeción de conciencia”.
      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s